Después de llorar hasta secar las lágrimas, después del dolor y la impotencia no llega la calma; viene el hartazgo; ese decir -basta a tanta hipocresía. Llega ese grito que nos tiene que servir para ese  "NUNCA MÁS" que a diario compartimos en las redes sociales cobre el sentido real que tiene y que sume para crecer como sociedad.

Estoy desbastada, me asombra y me resulta difícil comprender en que nos hemos convertido, el Juez cuida los derechos del delincuente, el Policía es un delincuente, el Gobernante se roba los dineros del hospital o de los viejitos, el Senador se aumenta su abultado sueldo porque no le alcanza, el Periodista calla o miente porque recibe su sobre, la Iglesia protege a sus curas abusadores de niños, y mientras tanto el Poder nos lleva seducidos a dedicarle nuestro tiempo a la frivolidad de la Farándula con un chusmerío barato donde nos puede más el morbo que una causa noble. Hemos perdido la lógica, no puedo creerlo, quisiera que no fuese así y duele darse cuenta que todos somos parte de este sistema absurdo. Escribo y no puedo dejar de llorar, ¿qué nos paso?

No soy religiosa pero creo y necesito a mi Dios, quiero seguir creyendo aunque a veces la realidad me supere. No soy religiosa, y no porque desconozca el tema, vengo de una familia que si lo era, donde la carencia dolía, pero la que gastaba más en velas que en un par de zapatos. No me sirvieron las velas, los rezos y el seguir reverenciando líderes que solo han causado dolor y degradación como en el caso de los niños de Lujan.

No he visto a la iglesia y tampoco al Papa manifestarse sobre el tema. Dónde está su sabiduría y los tantos sermones que predican, como también los votos de pureza y castidad que prometen, son una farsa y una burla ...... fraudulentas palabrerías que se evidencian en hechos aberrantes como el abuso a criaturas inocentes e indefensas, pero nos quieren hacer creer que son dignos representantes de Dios.

Se hizo una marcha por los niños abusados, niños a los que le destruyeron algo que no tiene repuesto: una infancia feliz y todo su futuro. Y se puso en evidencia nuestra poca coherencia y sensibilidad, porque no vi una multitud apoyando esa causa que debiera tocarnos a todos, y me vuelvo a preguntar ¿qué nos pasó?

¡¡Qué nos está pasando!! No creo que sea ignorancia, yo puedo verlo, quizás no todo, pero lo veo. Yo que ni siquiera hice la secundaria, que apenas si terminé la escuela primaria, lo veo, lo sufro y siento que se me desgarra el alma y entonces pienso que quizás yo lo veo porque a mi poca sabiduría solo le puedo agregar que soy sorda y sé de sufrimientos. Y también se de silencios, pero de esos que sólo son silencios porque sus víctimas no pueden hablar. Algunos como los niños de Lujan porque no tienen voz y otros porque se les impone un silencio hacia la autoridad y las instituciones, esas que todos esperamos sean impolutas, pero que todos los días vemos corruptas. No merecen mi respeto ni deberían, si me permiten, el de nadie.

Si de estos ejemplos hay que aprender, Dios nos libre, porque no estamos viendo un caso aislado -que tampoco tendría justificación-, uno de los abusadores viene de Italia donde ya había destruido varias vidas y la iglesia presionó para que se tapara. Vienen de Canadá, de Irlanda, de España, HAY MILES DE VICTIMAS DE CURAS, vienen desde que tengo memoria, tengo amigos y conocidos que pasaron por las mismas situaciones y se fueron asqueados, desilusionados y con su confianza estafada. Quiero que alguien me explique cómo ellos representan a Dios y trasmiten su bella enseñanza. Quiero que alguien me explique qué es lo que se respeta porque no lo entiendo, no coincide con el amor y el conocimiento que el mundo necesita.

Ningún ser humano debe ser abusado, mucho menos un niño, y el hecho de ser sordo, de no tener voz, lo hace más atroz. Se puede usted imaginar cuan indefensos estaban, no los dejaban usar señas, que espanto, cuando es el único medio que tiene un sordo para comunicarse, como podían educar si no respetaban su idioma, su esencia.

Pero, que estoy diciendo..., si hablamos de seres crueles que no sabían de códigos ni decencia, que les arrancaron la alegría de vivir. Solo puedo pensar en mi propia infancia, cuando decir o gritar "pido gancho" implicaba que uno, en el acto, detenía o suspendía los efectos y acciones relacionados con cualquier juego del que se estuviera participando.

Con las manos juntas, el típico gesto de "por favor" que hacemos todos, PIDO GANCHO PARA TODOS LOS NIÑOS DEL MUNDO VICTIMAS DE CUALQUIER ABUSO.


Esta nota la he querido hacer hace mucho tiempo, creo que no me decidía porque no sabía y no se aún, si puedo trasmitirla con la magnitud que se merece.

Es un hecho que ocurrió hace mucho tiempo y que llevaré conmigo toda la vida entre las vivencias más fuertes que haya tenido, un pedacito de lo mucho que viví con mi amigo "Colita".

Nunca les conté quien fue mi primer amigo sordo, fue cuando era niña allá en el pueblo donde pasé la mayor parte de mi niñez. Como ya describí mi familia vivía muy humildemente en un pueblo llamado Cuadro Benegas. Separados solo por un río, quedaba otro pueblo que creo todavía se llama Capitán Montoya, ahí vivía Colita, en una estancia donde se dedicaba a cuidar vacas y seguramente a muchas otras tareas, de esas que son duras, mal vistas y que generalmente pasan desapercibidas porque nadie les da valor, pero que son fundamentales para que las cosas marchen.

Me contaron mis padres que se rumoreaba era hijo de una mucama que tuvieron los estancieros y según decían, era hijo del estanciero. Esta mujer, al nacer el niño, lo dejó abandonado al destino que ahí le pudieran dar. Era no solo huérfano de padres, era huérfano de identidad, de cariño, de familia, de futuro, pero creo que , y lo pienso ahora cuando recuerdo verlo siempre sonreír, que no era huérfano de júbilo ni de agradecimiento por lo escaso que recibía.

Colita dormía en unos trapos que más parecían un nido, en un rincón del galpón que ni puerta  tenía, tampoco tenía otro ser humano a su lado en las noches en esa estancia, lo sé porque solíamos ir a buscar leche ahí y más de una vez nos mandaban a buscarlo al galpón.

La primera vez que lo vi fue en el campo que estaba frente a mi casa, mi primer intento fue salir corriendo, me quedé petrificada por el espanto de ver tanta maldad descargada en esa persona pero me detuvo su risa, solo alguien tan inocente y noble podía sonreír pese a su triste situación y evidente ultraje e indiferencia. Después de un rato de mirarlo corrí a casa para contarle a mamá, cuando lo vió me dijo,- ah si Selvi es el mudito de la estancia, seguro que anda mirando a ver si alguien le alcanza algo de comida-. Mi madre entró a la cocina y me alcanzó un plato de ñoquis para que le llevara, así lo hice, cuando me vio con la comida sus ojitos brillaban como si vieran lo más grande que podía esperar. Me senté a mirarlo mientras comía, aunque creo que esa no es la palabra, "devoraba" todo con un hambre que después entendí, era permanente en él.
Después de ese domingo, porque era un día que se tomó como un hábito, volvía siempre y más o menos a la misma hora y el ritual siempre era el mismo, solo cambiaba la comida, podía ser un plato caliente o lo que mamá me podía dar para él. Después que terminaba su comida me relataba con señas caseras pero muy bien trasmitidas todo lo acontecido en la estancia, era tan bello que nunca contaba tristezas, solía relatarme las fiestas que ahí se hacían incluso bailaba imitando todo lo que había visto seguramente desde un rinconcito donde nadie lo veía.

Ahora comprendo que no sólo era la comida lo que lo traía frecuentemente a casa. Disfrutaba de nuestras charlas, de ver que me hacía reír con sus historias, de encontrar en mi inocencia un espejo que su dura vida no había logrado apagar. Nadie puede vivir aislado, los seres humanos hemos sobrevivido porque desde los primeros momentos de la vida vivimos en tribus. Necesitamos del otro y desafortunadamente, solo algunos, disfrutamos de ayudar al otro, de ser parte de su vida.

Después que se iba me quedaba meditando largamente sobre mil formas para poder ayudarlo, se me llenaban los ojos de lágrimas como ahora mientras escribo y recuerdo como si fuese ayer su carita.
Su carita es la misma que diariamente veo hoy en televisión, miles, millones de seres "iguales que nosotros" pero con destinos totalmente trágicos, sin casi ninguna esperanza, abandonados a su propia suerte y absolutamente transparentes para la sociedad. ¿Nos hemos vuelto tan insensibles que no los registramos, que no nos importan? ¿Hasta cuándo seguiremos tan insensibles?

No me pregunten qué edad tenía, creo que era muy joven dado que aún conservaba todos sus dientes pese a que seguro nunca supo lo que era un cepillo, su barba larga era negra sin canas, otra razón para creer que era joven, vestía harapos muy sucios y calzaba zapatos tan viejos y rotos como también a veces, un zapato en un pié y una zapatilla en el otro, su piel era mágica, el sol no había podido curtirla era normal y limpia, seguramente el agua del río cumplía su parte en eso ya que era la única generosa con él. Pese a todo eso irradiaba una luz como nunca vi, creo que si existen los ángeles Colita era uno de ellos, el más bello que haya visto. Mi madre me observaba comprendiendo mi dolor y trataba de distraerme con alguna ocurrencia como cuando un día le dije, -mamá cuando sea grande me voy a casar con Colita para cuidarlo-, ella sonreía y me decía -vaya a saber si él querrá casarse contigo jeje, deja de pensar Selvi y ven a ayudarme con la casa-. Creía que de esa forma yo olvidaba a mi amigo y retornaba a la realidad. O mejor dicho, a esa falsa realidad que hoy veo en todos nosotros cuando miramos para otro lado para no ver tantas injusticias.

Hoy, cuando reniego de todas las sinrazones que se ven en este mundo, cuando me pone triste tanta indiferencia hacia aquellos que poco o nada tienen, cuando veo que nos comportamos casi como animales sin entendimiento frente a dolores que, con solamente un poco de humanidad podríamos resolver, cuando veo a tantos Colitas, me pregunto ¿qué habrá sido de mi Colita?

Un día hubo una tormenta muy grande de las tantas que solía haber ahí, la crecida del río era tremenda llegaba hasta casa y pasaba por arriba del puente rojo que estaba muy sobre el río, llevándose caballos, vacas y todo lo que estaba en el paso, yo me agarré la cabeza y le decía a mi padre que me preocupaba el destino de Colita, mi padre callaba seguramente imaginando lo peor.
Estos silencios son los más preocupantes, mejor no hablemos de las cosas que nos pueden causar dolor o inquietud, si al final nada podemos hacer. Les aseguro que me resisto aunque soy parte de la gran mayoría que cree que, el que está enfrente no somos nosotros.

Pasaron dos días y el agua ya había bajado,  el barro permitía caminar cuando apareció el estanciero por casa preguntando si no lo habíamos visto, aunque parecía más preocupado por las vacas perdidas que por lo que le hubiese pasado a "Cola" como él lo llamaba. Mi padre se ofreció a buscarlo y yo lo seguí con toda la angustia que se pueden imaginar, pidiendo a Dios que estuviese vivo. Caminamos abriéndonos camino entre los montes y de pronto mi padre gritó mirando hacia arriba de un árbol, ahí estaba en la punta, no lo podíamos creer, fue difícil hacerlo bajar, sus ojitos aún estaban aterrados por lo vivido, imaginen que pasó dos días ahí sin saber qué hacer, era un milagro. Luego nos contaba cómo se aferraba al árbol cuando la creciente lo doblaba intentando derribarlo.

Aún hoy no me puedo imaginar porqué seguía aferrado al árbol, y que pasaba por su cabeza. La sordera causa miedo, eso lo puedo decir por experiencia, porque no se escucha y no se sabe muy bien que pasa y no te queda más que miedo.

Su vida no cambió, volvió a su rutina, yo quería traerlo a casa pero mi padre decía que el estanciero no lo permitiría ya que era un peón muy conveniente que trabajaba de lunes a lunes sin saber lo que era un pago ni siquiera una comida decente para compensar tanto esfuerzo y desgaste físico, además de eso mi padre siempre decía que ese hombre tendría un gran problema si Colita moría porque ni siquiera estaba asentado en un registro, no tenía un nombre, aunque daba por hecho que si eso ocurría seguramente lo enterrarían en algún pozo y nadie lo extrañaría, que equivocado estaba mi padre, yo aun lo echo de menos.

El tiempo pasó y nos fuimos de ese pueblo,  y trato de no pensar cuál fue su destino, solo confío que Dios haya sido bondadoso y no haya permitido que sufra en su momento final.

Nunca entenderé porque pasan estas cosas, imagino su dura niñez sin cariño y como sobrevivió a las enfermedades y las dificultades que por naturaleza pasamos todos, estando tan desamparado.
Colita no escuchaba ni hablaba pero su paso por esta vida me enseñó que la grandeza de un alma pura e inocente solo es propia de algunos pocos, quiero creer que hay otro mundo después de la muerte donde algún día nos encontremos. A veces por las noches lo recuerdo y me reconforta los momentos juntos que pasamos, que aunque hayan sido breves fueron únicos, charlando con nuestras señas caseras a falta de su voz pero que no impidió nuestra comunicación e identificados por nuestra sordera, también recuerdo su risa, franca e inocente y entonces cuando las lágrimas me pueden salgo al patio y miro al cielo queriendo verlo en una estrella, imagino que de allá me sonríe, que allá está bien y feliz.

Hola Silvina:

Estoy cumpliendo con tu pedido, y subí el tema y las explicaciones. Ha sido un gusto para mi grabarlo, y quiero aclararte que muchas personas me hacen pedidos de este tipo y para mi no es fácil cumplirlos porque generalmente solicitan canciones actuales que desconozco y al no escuchar debo memorizar la letra para llevarla a la lengua de señas. Esto lleva su tiempo y mi memoria anda en cámara lenta, ya estoy grande (por no decir vieja como dicen mis amigos sordos jeje).

Me encanta que gente como Silvi que no es sorda, ni aún está muy familiarizada con la lengua de señas, quiera compartirla con sus alumnos mediante una canción. Esto es un granito de arena que suma a lo mucho que esperamos en la comunidad sorda en lo que respecta a comunicación.

Las canciones que son trasmitidas, en este caso por una maestra a sus alumnos siempre dejan, aunque sea palabras sueltas en la memoria de sus chicos, y esto, aunque parezca muy poco hace mucho a la integración. Es fácil darse cuenta en la cara de alegría de nosotros, los sordos, cuando vemos que la otra persona trata de comunicarse y usa nuestro idioma. También mi experiencia me dice que esos jóvenes se "enganchan" con esta lengua y algunos tratan de aprender más. Las canciones son una puerta de entrada a ese mundo. Poco o mucho, los sordos estamos muy agradecidos por ello.

Para Silvina y todas las maestras que quieren compartir nuestro idioma, y muchas gracias por considerarnos.

Este es el video que está en mi canal de You Tube: http://www.youtube.com/user/selvareyes?feature=mhee




Y estas son las explicaciones


Con todo mi cariño
Selvita


A veces es como un remanso que te lleva por caminos de amor y paz, otras es el desahogo de tristezas y amarguras y también motivo de alegrías.

Yo la siento así; y si me preguntan si la escucho … es un poco confuso responder. El implante funciona, aunque me cuesta discriminar por eso es que me gustan los temas musicales viejos, esos que recuerdo y que parece que escucho. Si por ejemplo quisiera hacer música actual, pues, ahí se complica, no la entiendo ni puedo identificar los ritmos.

Quizás por eso no me gustan las fiestas, bah, una parte la disfruto pero lo gracioso es a la hora de bailar; miro en mi entorno y empiezo a copiar que es lo que me enseñaron mis amigos sordos. El asunto es cuando al que copio no es sordo pero si de madera jajaja. Pero en fin, me adapto, saco algunos pasos y me hago la graciosa.

Pero escuchar la música, aunque con las limitaciones que tengo es un gran placer y cantarlas también aunque en esos casos el placer no es de quienes me escuchan jejeje.

En fin, se hace lo que se puede y se sigue viviendo, porque como la música, la vida tiene muchos ritmos e intérpretes y cada uno elige el que más le llega.





¡¡¡ Gracias Tormenta !!!



Cuando conocí a Hugo era muy callada, creo que algo triste y con una gran mochila a mis espaldas. Como ya he contado, me sorprendí contándole cosas que nunca había dicho; me sorprendí descubriendo que siempre las había querido decir sin tener a quien. ¡Y qué hermoso era!

Su interés y su amor me incentivaban y cada día que pasaba me soltaba más. Creo que me fui al otro extremo y charlé … y charlé … ; más de una vez nos pasábamos noches enteras charlando, me abría de tal forma que parecía Forrest Gump cuando empezó a correr; … y como Forrest, un día, sin motivo alguno, me detuve y le dije:
-¡amor, te voy a cansar! ¡vas a dejar de quererme por charlatana!
Nunca me olvido de su respuesta:
-no Selvita, no podría, ¡vos sos como un diamante sin pulir, solo hay que dejarlo rodar para que aparezca el brillo!

Creerme un diamante me pareció de locos jeje, pero si creía que era otra persona; o quizás la misma; o como dice Hugo: sólo había estado escondida dentro de mí misma, con una coraza (y yo agrego: de temores y prejuicios propios de los sordos que son ignorados).

Cuando era niña alguien me hizo creer que era fea y torpe, y pasé gran parte de mi vida avergonzada de mi fisonomía y personalidad, ocultando ambas en una actitud de timidez y silencio. Y de pronto era mágico para mí, verlo a Hugo ahí, creyendo que yo era un diamantito. Levantó mi autoestima, me hizo sentir bella, me dio alas y volé…, volé tan alto como pude y me sentí libre como nunca antes. Y entonces comprendí cómo funciona la felicidad: aprendí a quererme, a amar a las personas que me aman y a las que no me aman también, sin distinción de colores, religiones, ideologías políticas y de las otras.

Descubrí que la vida es maravillosa, que siempre lo había sido, sólo que yo lo ignoraba o no había descubierto las armas para disfrutarla. Todo esto lo aprendí porque me dejaron correr y volar. Se habían terminado mis miedos, aunque la verdad, me queda uno, uno muy grande, el miedo a perderlo. ¿Quién me contendrá por las noches cuando alguna pesadilla perturbe mi sueño? ¿Quién me arropará como a una niña cuando esté enferma? ¿Quién tendrá su sabiduría para sacarme de mis pozos negros? Y lo más importante: ¿quién me hará reír tan escandalosamente?

Cuando se lo digo, Hugo me aprieta fuertemente contra su pecho como todas las noches al dormirnos y responde: ¡Dios Selvita! ¡Él siempre estuvo y estará con vos!

Para nosotros los sordos, la barrera del silencio siempre ha sido y será causa de dudas y de lágrimas, de sentirnos como si fuésemos transparentes y si bien yo encontré a mi esposo que me sacó brillo jeje, esto también lo pueden lograr los padres, los amigos, los hermanos, algún conocido de los muchos sordos que compartimos esta sociedad para que algunos que no estemos ni contenidos y ni bien valorados, alguien nos pueda sacar brillitos de alegría.

Por eso, cada vez que llega Hugo a casa, lo abrazo fuerte y lo lleno de besos.







Este es un tema que me emociona recordando a Rocío Durcal, esa cantante maravillosa que supo cantarle al amor como pocas. Para todas mis amigas, porque quien, alguna vez no tuvo un amor secreto que le moviera las fibras más profundas de su ser.


Con todo mi cariño



Selvita
.
Cuando leí la siguiente explicación proviene del Diccionario de LSA (Ministerio de Cultura de la Nación – Argentina) me pareció muy acertada, y quiero compartirla:

La comunicación lingüística entre sordos y oyentes tiene características particulares cuando ninguno de los dos domina la lengua del otro, ni el oyente conoce bien la Lengua de Señas, ni el sordo conoce bien el español oral del oyente. En estos casos se desarrolla una suerte de mezcla entre estas dos lenguas que recibe el nombre de Español Señado. Se trata de un movimiento convergente con la intención de encontrar un territorio común entre las dos lenguas y que cada uno pueda comprender al otro. Cuando dos lenguas se mezclan así para permitir una comunicación coloquial entre personas que viven en el mismo territorio pero que vienen de dos culturas diferentes el resultado se conoce según el caso con el nombre de "pidgin" o "sabir". (1)

El español señado es exactamente esto. La mezcla del inglés y del chino utilizada en Hong Kong para los intercambios comerciales es algo similar. Sin embargo, la situación es más complicada cuando una de las lenguas es de mayor prestigio o más valorizada que la otra. Esta situación, una lengua "inferior" respecto de una lengua "superior", es llamada situación de diglosia. El inglés y el chino son lenguas reconocidas como lenguas de grandes culturas, la situación de diglosia no es frecuente. Pero en Argentina, el español es una lengua de mucho prestigio mientras que la Lengua de Señas Argentina fue estigmatizada en su momento por una larga historia de intolerancia y represión.


El español señado calca las señas sobre las estructuras del español oral o escrito y privilegia este orden dejando de lado la organización del espacio y las expresiones del rostro propias de la Lengua de Señas. Así es posible emitir señas en el orden de la lengua oral sin emitir sonido y emitir señas oralizando al mismo tiempo (comunicación bimodal).


Las múltiples formas y grados de compromiso del español señado dependen de los usuarios y de las situaciones. No hay reglas fijas ni procedimientos establecidos. Se trata siempre del esfuerzo para resolver la falta de competencia lingüística recíproca de los interlocutores eventuales. El español señado es pues un fenómeno circunstancial y de "adaptación" que corresponde a la etapa "sabir" o "pidgin" de los usuarios. 


(1)     (Un es una lengua caracterizada por combinar los rasgos sintácticos, fonéticos y morfológicos de una lengua con las unidades léxicas de otra, sin tener una gramática estructurada estable. Es una lengua de relación, nacida del contacto entre poblaciones de lenguas diferentes y formadas por una mezcla de algunos elementos de ambas) -definición de Wikipedia-.



Muy clarificadora, ahora me gustaría compartir con ustedes mi punto de vista. Aunque sean diferentes en su construcción gramatical (lengua de señas y castellano signado) ambas son convenientes para el sordo. Es obvio que si el signante no tiene mucho conocimiento de la LS, opte por el castellano señado porque siempre le resultará más fácil usar las señas que conoce en el orden de su gramática española; y en la medida que se involucre y comparta con los sordos se irá dando cuenta de las diferencias e irá corrigiéndolas. Lo importante es que lo intente y que se pueda comunicar. He visto comentarios donde se cuestiona si es beneficioso; yo como sorda y practicante de esta lengua no lo veo negativo, porque al sordo lo ayuda.

¿Cuál es el beneficio? Que el oyente que lo “hable/señe” obtendrá una base interesante para llegar a comunicarse con una persona sorda y de ahí a comprender la LS será más fácil. Si el interés es aprenderla bien está en él y si no va más allá, igual podrá comunicarse y aportará entendimiento derribando esa barrera que hoy nos separa.

Ahora si quiere aprender para ser profesor o intérprete obviamente debe aprender respetando su gramática.

Para mí  y  supongo que para todos los que deseamos una integración esto es muy valioso. Tengo muchos amigos oyentes que se comunican con español señado, entre ellos mi esposo, y les daré un ejemplo de los muchos que hay para que se den cuenta lo provechoso que es para la persona sorda. El día de las elecciones a mi esposo le tocó estar de fiscal y coincidió que en una mesa cercana votaba una chica sorda no oralizada y tenía muchas dudas antes de entrar al cuarto oscuro, todos en la mesa se pusieron muy nerviosos porque no la entendían, mi esposo que vio la situación pudo ayudarla con su lenguaje señado y ella votar con la tranquilidad de haber resuelto sus dudas.

No deje que los prejuicios, su temor a ser cuestionado o su timidez lo limiten, anímese, rompamos esas barreras que nos separan, vale la pena, si fuera por eso yo no podría escribir, cantar y opinar existiendo tanta gente que seguramente lo hace mejor. El sordo se lo agradecerá, saben cuantas alegrías me han dado algunos sordos que no me conocen, porque les caí simpática y ven mi buena predisposición para acercarnos. Soy consciente de que tengo fallas y algunas las vi cuando ya había subido el material, pero lo dejo, no me vuelvo loca por corregir, también los errores componen al ser humano y aceptarlos nos libera de prejuicios. A mis amigos no les importa porque se dan cuenta de la buena voluntad y mi entusiasmo para que un día todos aprendamos LS. Lo más importante es la buena onda. Hay mucha gente hermosa que se arriesga para ayudar a los sordos.

Mire por ejemplo a Patricia Sosa, quien sabe y conoce LS se da cuenta que “Aprender a volar” es un castellano señado, si lo hubiese hecho un profesional de la LS seguramente lo habría hecho respetándola pero nunca hubiese logrado la atención de tanta gente como ella que es famosa, y eso es bueno y favorece a la comunidad sorda, porque su difusión es más grande. Yo lo vi, todo el mundo quería salir a hacer ese tema porque la vieron, y eso despertó el interés de mucha gente por la LS. Agradezco ese gesto maravilloso de ella.

Si alguien que no sea sordo lo desanima cuando ud “señe mal”, réstele importancia, aquí lo que vale es que usted pueda comunicarse con el sordo porque de hecho ellos -y no me incluyo porque yo nunca llegaré a ser tan buena como ellos porque mi LS no es mi lengua de nacimiento- deberían ser los dueños absolutos de la LS………. y esta historia continuará.

Saludos
Selvita

Nota: En la foto con mi amiga Alejandra (sorda) quien me enseñó entre muchas risas (de ella) todas las veces que no la entendía jajaja mis primeras palabras en la LS
Cuando llegamos a Villa Mercedes extrañaba mucho a mi Provincia de Mendoza, y Hugo trató de distraerme lo más posible. Fue así que una noche me llevó al festival más importante de mi ciudad adoptiva, el de La Calle Angosta. Todo folclore, algo de cuyano, pero cuando ya creía que debíamos irnos subió al escenario un grupo que me impactó, y dije "estos son muy buenos" Hugo me dijo, si, cantan y tocan de maravilla, pero vos como sabés?, Contesté, los veo y me doy cuenta que tienen un encanto especial. Eran, son y serán por mucho tiempo los chicos de Algarroba.com. Así conocí a quienes me han dado varias veces la oportunidad de subir a un escenario con ellos. Son excelentes como artistas y como personas.


Gracias Julio, Polaco, Jorge, Guillermo, Marcelo, David

Este video es para que mis amiguitos sordos y, aquellos que no son tan niños jajaja, puedan aprender un poco de la música. Estuvo bloqueado en YouTube porque infringía los derechos del autor, pero escribí una reconsideración y la aceptaron por suerte.

Bueno, entonces, a disfrutar !!!!!



Un beso
Selvita
.
Me despido cantando de alegría y felicidad por este año a punto de terminar, porque han sido muchas las alegrías que me han dado mis amigas/os del blog. A la gran mayoría no los conozco, pero siento que están aquí, algunos anonimamente, algunos leyendo las cosas que escribo, otros buscando información, otros simplemente ofreciendo amistad y cariño ,-esos forman parte de "los incondicionales"-, que estuvieron, están y seguramente estarán (si no los canso antes jeje) . Todos se sienten cuando miro el blog, es algo que no se puede explicar, pero desde este lado se ven muchas personas a las que agradezco enormemente su presencia y paciencia porque eso es de gran ayuda.

En este segundo comienzo de año (de Selvita Blogger) me puse a pensar cuantas cosas pasaron desde que mis pensamientos se hicieron públicos, y llenaron ese vacío y esas ganas de decir esas cosas que nunca se tiene la oportunidad de dejar aflorar cuando uno se relaciona físicamente y donde tiene que escuchar y ser escuchado. Y como yo en eso de escuchar no me destaco, ha sido muy bueno monologar a piacere. Lo bueno del blog es que he podido decir todo lo que quise, y como terapia lo recomiendo.

Una mención especial para aquellos sitios que me enlazaron y con ello posibilitaron que muchas personas se enteraran que yo existo. Agradezco a Sordos.com, a Signoblog y a Manos que Hablan entre otros por su apoyo.

Bueno, y como tengo una hermosa voz, que se parece algunas veces a Jorge Rojas, otras a Tamara Castro, otras a José García y hasta a El Chango Nieto, y como ayer me levanté con un "Sueño" que tenía que ver con un mundo de mejores oportunidades para todos, me esforzé e imité al grandioso Luis Miguel (jeje).



Ha sido muy lindo el 2010; y espero que el 2011 sea tan generoso o mejor para todos.

Un abrazoteeeeeeeeeee

.
.

Y más que eso, no he parado de llorar viendo a mi amigo haciendo este tema, no se lo pueden perder.

Julio llegó a casa con el cd y me dijo: -quiero hacer esta canción, necesito que me ayudes para hacerla como vos. Eso sobrepasó todos mis sentidos y ahora que veo el trabajo terminado, lo miro y casi no lo creo. Trabajó mucho para memorizar la letra y llevarla a lengua de señas.

¡Nadie podría haberlo hecho mejor! ¡¡¡¡ Felicitaciones Julio !!!!

A Paulita, todo nuestro agradecimiento por acompañarlo, es una gran amiga y fiel compañera de nosotros los sordos y entusiasta de las cosas que hacemos y que nos hacen sentir muy bien a los sordos, porque demuestra que también podemos.

Un abrazo.

Selvita.



Nota: en mi canal de You Tube http://www.youtube.com/user/selvareyes verán otro video anterior de Julio. Creo que ha mejorado muchísimo, es más, creo que ha empezado a sentir la música en su interior.
.
Me han pasado cosas tan bonitas desde que comencé el blog que agradezco a Dios por ellas y por tener la oportunidad de compartirlas con ustedes. Antes del blog no sabía nada de internet y me perdí de tantos amigos que hoy me da esta tecnología. Cuántos vacíos desaparecieron, si sólo hubiese descubierto esta maravilla en esos años tan callados y en silencio que viví, es más, creo que nunca me hubiese sentido sola. Gracias amigos por estar aquí.

Pero seguro que por algo pasan las cosas y todo tiene su justo momento. Tampoco reniego de esos tiempos porque aprendí muchas cosas y todo eso me ha servido para ver la vida de un modo que no hubiese sido posible sin esas vivencias. Evidentemente somos lo que fuimos y vivimos y todas las experiencias, buenas y malas nos sirven para dar forma a la persona que hoy somos.

Algunos amigos se sorprenden de las cosas que escribo y de las que puedo leer siendo sorda, la mayoría de mis amigos no oyentes han logrado muy poquito en lo específico a leer y escribir y hay mamás que me preguntan acerca de cómo ayudar a sus hijos sordos. Yo sé que es difícil porque es bastante complicado hacerlo teniendo en cuenta que no todos tenemos el mismo patrón de sordera. La sordera priva al niño de la información (auditiva) no formal desde su más corta infancia, mientras juega escucha inconscientemente a sus padres o la tele, luego aprende a leer y practica con todo lo que le llega a sus manos y todo ello incrementa su vocabulario. Aprende las conjugaciones verbales y como aplicar un "mi" o un "mío" o un "yo" por ejemplo en una conversación.

Yo tuve la dicha de ser oyente cuando chiquita, lo suficiente para entender estas cosillas. Si a eso le agrego que en aquellos años de mi infancia no había tele, es claro que descubriera la pasión por la lectura. No puedo decir que haya leído a Sócrates o Borges, de haber podido seguramente habría tenido mis preferencias, pero la situación en casa nunca dio para eso, lo cual no impidió que amara leer todo lo que caía a mis manos. La revista "Así" que mi hermana mayor solía llevar cuando iba de visita, las historietas que me prestaban, algún que otro Billiken ya recortado, las fotonovelas que eran mi pasión y que alguna amiga me prestaba, en fin, dada la escases todo era bienvenido. Cuando papá cobraba la cosecha solía darnos unas monedas por ayudarlo y yo rápidamente las convertía en revistas usadas que fueron mi mayor tesoro y que conservé por muchos años. A veces exasperaba la paciencia de mamá que veía que en cuanto tenía un minuto libre me perdía en la lectura, me llamaba Don Quijote.

Fue una bendición el que me gustara tanto, ya que a través de la lectura obtuve la información y los conocimientos que el oído me negaba. Creo que de no haber sido así probablemente hoy no podría leer y escribir adecuadamente. Este es uno de los sueños que más de uno de mis amigos sordos quisiera alcanzar y lo expresan frecuentemente. En el cole las maestras ya me conocían y cuando terminaba antes la tarea, -cosa que me preocupaba por hacer-, podía acceder a los libros de la biblioteca que no se podían sacar del cole, pero tenía una maestra maravillosa que sabía cuánto me gustaba y que en casa no nos podían comprar ni los que pedía el colegio que más de una vez me los prestaba sin que nadie supiera.

A esas mamás que me preguntan les voy a contestar y quiero que quede claro que siguiendo el razonamiento inverso que hace mi esposo al decir -muchas personas te van a aconsejar que no te pongas un kiosco pero ellos ni tuvieron ni trabajaron en uno. Yo voy a hablar de los sordos porque yo si soy sorda. Y lo primero que les digo es que les insistan con la lectura, y si sus hijos no son amantes de ella busquen la forma con aquellas que le llaman la atención, el secreto es el incentivo. Y ese incentivo es que después ustedes puedan interesarse con ellos sobre lo que han leído y ellos les cuenten lo que aprendieron.

El otro día, una persona en YouTube, después de ver una canción mía en señas, me preguntaba si estaba permitido vocalizar mientras se hacen señas; y esa consulta proviene seguramente de la enseñanza de LS. Los profesores creen conveniente no gesticular y estoy convencida que esto vale para las personas oyentes que están aprendiendo la LS pero una vez logrado el aprendizaje es absurdo no hacerlo porque eso ayuda al sordo a oralizarse. Sería una gran ventaja para los profesionales que cumplen la tarea de oralización o de recuperación después del implante tener conocimiento del LS porque lograrían más rápidos resultados y reemplazarían esos cartones con dibujitos, que en definitiva son señas (escritas) lo mismo.

Por ejemplo, si hacemos en señas mamá y adicionalmente gesticulamos la palabra y le mostramos un cartel con esa palabra escrita, el niño sordo utilizará 3 sentidos y los relacionará logrando un mayor beneficio del aprendizaje y del tiempo empleado en éste. Si ud tiene un familiar sordo y no conoce un profesional que aplique estas técnicas, pruebe de ayudarlo ud misma y le aseguro que logrará excelentes resultados. Algunos de mis amigos están muy bien oralizados, gracias a sus madres, porque utilizaron esta técnica y si a ello le sumamos el despertar su interés por la lectura, sin dudas que el proceso será aun más beneficioso. Confíe en ud misma, el instinto que nos viene del interior es tan bueno y produce los más sorprendentes resultados porque con los seres que amamos difícilmente nos podamos equivocar.

Les cuento algo personal, cuando era chiquita mamá y papá solían llevarnos una vez al año a misa porque (por suerte) no se podía asistir más seguido si no lo hubieran hecho. Particularmente me aburría y le decía a mamá -no me gusta, no escucho, no entiendo nada. Y cuando lo hacía, para colmo mal y fuerte todos me miraban feo considerando que era una falta de respeto. Mamá se persignaba mirándome y diciendo -no digas eso, Dios se apiade de tí, si no vas a ir al infierno;  y verdaderamente me pasé mucho tiempo asustada pensando que allá iría si no me gustaba la iglesia. Ya más grande mis hermanas, algunas de las cuales son evangélicas, pensaron que era porque no calzaba en el catolicismo y fui a una iglesia evangélica. Tampoco me gustó pero ya no me asustaban. El problema no eran las iglesias, era lógico que me pasara si no escuchaba y una hora parada imitando gestos no era grato. Sin embargo, eso no me impide mi buena relación con Dios y al ser una relación sin intermediarios siento que es más positiva porque además siento sus respuestas y el amor y lo que una charla con El me trasmita. Para mí es como dialogar y "escuchar sus palabras" lo que por lo menos en esos momentos me hace no sorda y seguro que es mucho mejor que estar esforzándome y no escuchar sólo por complacer con una imitación a quienes me observan.

Por eso les sugiero dialoguen con su ser interior, sea este el que ustedes quieran, y seguramente afloraran las respuestas que están dentro de nosotros mismos y no teman porque una madre nunca se equivoca cuando de su hijo se trata. Siga su corazón y lo hará feliz y si no aprende lo suficiente a ustedes les dará la paz interior de saber que hicieron lo mejor por su hijo.

Finalmente, puedo asegurarles que mis amigos sordos mas desventajados en lo idiomático son muy felices cuando están con otros sordos. Cada uno va encontrando su zona de confort y aprende desde allí a vivir lo mejor posible. Por supuesto que no es fácil para ellos, yo pasé de sentir que ser sorda era culpa mía a enojarme con Dios, con mis padres, con toda la sociedad,  hasta comprender que estas cosas son parte de la vida, algunos nos toca ser sordos a otros ciegos también pobres a otros ricos (los menos), pero lo mejor que me pasó es darme cuenta que no importa lo que te toque si no la forma de vivirlo y como dijo alguien, ser felices con lo que tenemos, no vivir sufriendo con lo que nos falta.
.

Esperando dar un cambio al blog, aunque más no sea un toquecito distinto, he pasado mucho sin escribir y dado que mi colaborador sigue dando vueltas (me parece que Hugo quiere cobrar por su trabajo jeje), aquí va la nota nueva, … el cambio será más adelante. 
 
Prometí hacer una sobre mis amigos sordos, espero que les guste y aquellas personas que tienen discapacidad auditiva seguro se sentirán identificadas en más de una vivencia.
Aún a riesgo de ser reiterativa en este punto, esta nota tiene mi permanente defensa de la lengua de señas que más de una vez ha sido cuestionada por personas ajenas a ella. Es casi como el opinador que te da 20 razones para no ponerte un kiosco, pero que nunca tuvo uno propio, ni siquiera estuvo empleado en uno, pero que pese a ello, es todo un experto. He visto, leído y vivido como se la ha tratado de desprestigiar, quizás por eso soy una defensora de ella, y de los derechos que sólo el sordo debiera tener en cuanto a si es conveniente o no. No es en vano que muchos de ellos se muestren a la defensiva cuando el tema se trata, (generalmente tratando de despreciar su valor). Cómo no entenderlos si mientras más me involucro con ellos más me convenzo de sus beneficios.

 
Imaginemos por un momento ser sordos o tan solo pensemos que hacemos cuando a través de un cristal o de una distancia que nos impide escuchar queremos comunicarnos ¿qué hacemos? Sin duda nos comunicamos con las manos y los gestos. Si nos detenemos y lo analizamos es tan sencillo darse cuenta que los sordos tienen todo el derecho a que se les respete en sus prioridades. 

 
Gracias a Dios eso está cambiando, pero yo escribo sobre ello porque aun quedan personas que por especulación o quien sabe cuántas obstinaciones siguen convenciendo a otros que no es conveniente, que solo la oralización es importante. Hay de todo y para todos y cada uno escoge lo que cree que es más conveniente para sí; yo misma me analizo porque al comienzo de mi aprendizaje me avergonzaba de usarla, y llegué a la conclusión que era por los pre-juicios que me imponía parte de esta sociedad, hoy, libre de ataduras y prejuicios disfruto de ella, la amo y orgullosamente la divulgo en cuanta ocasión tengo. Cuando se acaben estos inconvenientes y la LSA sea aceptada por todos, seguramente los sordos dejaran de estar a la defensiva, se relajaran y dejaran de tener miedo que les sea arrebatada.

 
Cuando entro en el mundo de las señas contaba con una profesora oyente y un profesor sordo en un grupo de sordos que se manejaban sólo con señas. Guille un gran amigo, podía expresarse con algunas palabras y fue mi salvavidas en esas situaciones que se me hacían difíciles. Fue gracioso el comienzo dado que poco entendía y en más de una ocasión pensaba que yo estaba destinada a estar sola, ya que con oyentes me resultaba difícil y con los sordos más jaja. Ellos me solían tomar el pelo simpáticamente y nos reíamos tanto que me hacía pensar que valía la pena seguir, que ya lo conseguiría y podría hacer lo mismo jaja. Debo reconocer que mi primera impresión me hizo verlo como un lenguaje muy pobre y que no cubriría mis expectativas pero nada más meterme en las señas me demostró lo equivocada que estaba. Hoy llevo 8 años como signante y aún sigo aprendiendo señas nuevas, reconociendo el sentido de los gestos, admirándome de la memoria de los hechos para señalar hacia el lugar en que estaba sentado Juan cuando se habla de él sin necesidad de aclararlo y tantas sorpresas que fueron enriqueciendo mi propio lenguaje
 
De las novedades me enteraba apenas nos juntábamos y yo me preguntaba como hacían para estar tan informados. En ocasiones incluso le pasaban información a los oyentes cuando de lejos ellos no escuchaban y con su mágico lenguaje podían más que con sus buenos oídos. Cuando empecé a entenderme con ellos y a manejar las señas con fluidez nos entreteníamos contando cosas que nos habían sucedido, percances propios de la sordera y nos moríamos de risa. Para que conozcan un poquito a mis amigos les contaré algunas cosas de algunos de ellos, vivencias y situaciones particulares y su lucha para derribar las barreras del silencio que les dificultan integrarse al mundo de las mayorías oyentes.

  
Robertito es el chispita y caradura que sobrevive a cualquier situación, Roberto no habla nada ni siquiera modula pero su viveza para caer simpático hace que se meta al mundo en su bolsillo jaja. Solo tiene 24 años pero los vive a full, no se pone obstáculos y nada lo detiene cuando quiere algo; en una ocasión lo invitaron a una fiesta y no tenía ni un centavo. Pensaba y pensaba porque a la fiesta iría,  y así decidió visitar al cura del pueblo, entró a la iglesia que a esa hora estaba sola y empezó a pasar los dedos por el mobiliario y con gesto de desaprobación miraba al cura proponiéndole hacer una limpieza si le daba unos pesos, con risas me contaba “a un pobre sordo nadie le niega esa changa”. Después de hacer un poco de espamento recibió una propina que no cubría lo que necesitaba, salió y para completar decidió andar algunas casas ofreciéndose para arreglar el jardincito del frente; tendría que trabajar un poco, cosa que no le gusta jaja pero bien lo valía su salida, en todo esto se están perdiendo la simpática cara de mi amigo que es única mientras me lo contaba. Roberto ha viajado por casi toda la Argentina, tan solo lo decide, se va y en el camino va resolviendo la parte económica que es la que menos le preocupa ya que siempre tiene un as en la manga para zafar y salir airoso en esas situaciones. Puede un día repartir tarjetas, limpiar alguna vereda, o ayudar a alguna señora con las compras; cuenta lo que obtuvo y si le alcanza para el hotel y la comida ya está hecho; no piensa en el día siguiente cuando llegue lo resolverá no lo duda.

 
Dieguito es el más querido por todos por su inocencia, y su buena predisposición para ayudar que hacen que el más duro se desarme con tanta ternura, lo estoy extrañando porque hace mucho que no lo veo. La bicicleta es su medio de locomoción, abusa de ella todo el día por eso está tan flaco y fibroso. Él todo lo conoce, si vacunan hoy a los jubilados, él sabe dónde; si va a estar en oferta la carne en el supermercado, él sabe cuándo; si se va a filmar una película en la ciudad, él sabe dónde se hará el casting. Diego todo lo sabe y si no lo intuye porque es muy observador, tiene muchos amigos oyentes y todo le llama la atención. Las pocas veces que lo he visto con la mirada perdida, como pensando para adentro ha reaccionado apenas le tocan para llamarle la atención, se sacude los problemas y empieza a sonreír. Ah, y como actor es multifacético, no hay papel que le represente un problema, mira y aprende muy rápido. Para lo único que no sirve es para bailar folclore, es, como se dice acá “de madera”.

 
Julio es como un hijo, siempre nos visita, nos sorprende a cualquier hora pero siempre es bienvenido en casa. Actualmente trabaja en Córdoba donde momentáneamente se ha independizado, con Julio es con quien más cerca estamos afectivamente y es una muestra de los pre-conceptos, porque cuando nos conocimos era con el que menos onda tenía, no me daba ni cinco de hora y con el paso del tiempo llegamos a ser los mejores amigos, el vive soñando con la mujer de su vida siempre buscando su alma gemela y todas le vienen bien jaja, también le gusta el teatro y las danzas folklóricas, hemos compartido escenarios y momentos inolvidables.

 
Ale y Mely, son las amigas con las que también compartíamos el trabajo; con Ale es con quien más comparto salidas, Mely de quien más aprendo en señas. Aclaro en LS los sordos tienen un 80% de señas propias, no las que se aprenden en la facultad, pero que son las que están de moda: internet, facebook, las compañías de celulares y …., todas ya tienen su correspondiente seña. A propósito, que gran adelanto ha representado para los sordos los mensajes de texto via celular. Cada uno va agregando señas al amplio lenguaje; varían de una provincia a otra y como Mely tiene tantos amigos en distintos puntos del país está bastante canchera e incluso me enseña de otros países, es muy interesante charlar con ella. Si usted aprende LS el sordo seguro lo va a entender, pero si se integra y comparte su amistad se sorprenderá de los muchos códigos que tienen y comprenderá porque es tan distinta la relación entre amigos a la que se tiene con los que solo saben lo básico. A Mely le gusta enseñar, ella es una de las profesoras que hemos tenido cuando dictamos cursos de señas para oyentes. No le hace falta un intérprete porque rápidamente se da a entender y capta la atención de los oyentes que se admiran de la diversidad de herramientas que usa para dar a conocer una palabra que está enseñando. Ale es más reservada y lo suyo es las manualidades en dónde es muy persistente y laboriosa.

 
Y contándoles estas cosas me acuerdo en una oportunidad que me ausenté por estar en Mendoza mi esposo fue invitado al cumple de Ariel otro amigo sordo que al igual que todos los demás le tienen mucho cariño a mi esposo como él a ellos y Hugo se animó sin tener prácticamente conocimiento de las señas, cosa que hoy maneja con alguna soltura, ahí supo lo que era quedarse descolgado y siendo blanco de todas sus diabluras y tomadas de pelo que con buena onda le hacían mis amigos, por suerte estaba Gabi que es hipoacúsica y podía participarlo y defenderlo de las chanzas que era objeto, me hubiese gustado verlo jaja. 

 
Ramoncito llega al grupo ya grande, tiene 35 años aprendió en el Programa Manos que Hablan a deletrear su nombre, traducir su apodo “ojito” (por uno que lo tiene cerrado), su domicilio, que vive en Mercedes, y estaba tan feliz que en la primera fiesta de sordos en la que participó, todo el tiempo quería meter la cuchara, sentirse parte y al fin poder expresarse, lo que nunca había hecho. Lo gracioso era que a cada rato pedía la palabra y todos lo mirábamos esperando algo mas pero solo repetía -yo Ramón apodo “ojito” vivo en Mercedes y ahí la cortaba porque no sabía mas; al rato hacía lo mismo. El solo hecho que lo atendieran lo animaba a volver hacerlo hasta que los chicos se cansaron y lo mandaron a freír papas y que aprendiera mas. Lamentablemente no podía ir mucho al curso porque tenía que trabajar y ahí quedo todo su aprendizaje, es gracioso porque cada vez que se encuentra con nosotros los sordos, repite el mismo discurso y así va por la vida “Yo Ramoncito………… Es muy responsable, y la falta de señas y oralización le han dejado con escasas oportunidades laborales, o sea, las peores y más mal pagas están disponibles para él. Trabaja en la construcción y lleva una vida solitaria y en silencio pero como no entiende de maldades y segundas intenciones se lo ve siempre alegre.

 
Guillermo es muy buen mozo, con cuerpo de mucho gimnasio, un Adonis jaja. Cuando niño escuchaba algo con audífonos, pero no se pudo acostumbrar y menos porque era objeto de burlas por otros niños. Creo que nunca aceptó su condición y ojalá algún día se pueda implantar. Es un excelente ser humano, y cuando hemos intentado hacer algunas cosas es el que pone seriedad al resto. De él me gusta su responsabilidad, su cordura y sus ganas de vivir. Tiene un gran aprecio por Hugo y es recíproco porque han compartido lindos sueños. Está siempre organizando actividades deportivas y se está integrando con sordos de otras provincias. Le gusta viajar y cuando puede, y el trabajo se lo permite, se sube al colectivo y parte a ver a sus amigos.

 
José es un caso muy especial y quedó sordo hace pocos años. Lo que le ocurrió a José le podría pasar a cualquier persona, ya que por problemas con sus riñones tiene un tratamiento con fuertes medicamentos que lo dejaron sordo. Esto le pasó de adulto y como no tenía problemas auditivos anteriores la vida le dio un verdadero cachetazo. Toda su vida transcurrió en el campo, pero “campo en serio” y le cuesta muchísimo hacerse entender y él tampoco entiende porque no ha podido desarrollar lectura labial ni ningún otro mecanismo de defensa para compensar las repentinas dificultades. Todo esto le mantiene muy aislado, muy solito y aferrado al lápiz y el papel, administrando las pocas señas que ha aprendido, que pese a escasas, le viene muy bien cuando su interlocutor las emplea. José es de esos casos en que no es posible un implante y no se si un audífono le ayudaría. No está muy felíz con su destino porque a él le gustaría regresar al campo y a sus animales pero las diálisis lo tiene atado a la Ciudad.

 
Francisco es de mi edad más o menos, está casado con Norma, ambos sordos y ella también es ciega. Quiero y admiro tanto a Francisco, el es tan optimista, siempre está contento y mira todo con  bondad y tanto amor que no es para menos mi admiración. Recibe pensión y también trabaja en lo que puede, sin contar que es el que cocina y hace la mayoría de las cosas de la casa y aun así se hace tiempo para charlar con Norma con la que tiene gran paciencia para comunicarse con señas. Como dije ella es ciega y requiere de mucha dedicación para traducirle en señas, para que tengan una idea adjunto un video para que visualicen el modo de comunicación; es muy importante saber esto ya que es bastante común la sordo-ceguera en los sordos, yo tengo otros amigos con este problema. Algunos nacen con ambas discapacidades a otros se les presenta a temprana edad, no puedo contar mucho con respecto a mis amigos porque en algunos casos lo ignoran y no soy yo quien debe informarlos es un gran dolor para ellos y su familia seguramente necesitaran de ayuda profesional, de aprendizaje de Braille y señas como se ve en el video, pero eso no impide las ganas de vivir y crecer, ahora se estarán dando cuenta de cuando les contaba lo mucho que aprendí con ellos y de mirar la vida de manera diferente y agradecer a Dios por lo que tenemos.


video
 
Me gustaría que estos casos, el de José, el de Francisco y el de Ramoncito sirvan para darnos cuenta lo importante que es el mundo de las señas y que la debilidad no es una opción para ninguna persona.


.
Felíz Dia de la Madre

Hoy Domingo 17 de Octubre es el "día de la madre" en Argentina; para ellas y todas las mamás del mundo el más afectuoso de mis abrazos, y esta zamba que les dedico, en especial a la mía, que desde hace 35 años me guía desde el cielo.

Quise rendirle un merecido homenaje de la mejor forma que puedo expresarlo, o sea, cantando en mi querida lengua de señas.

Mi madre encontraría felicidad al saber que yo la encuentro. Cuando yo vivo algo hermoso, ella lo agradecería. Mi madre pediría por mí, incluso cuando yo solo pido por mi misma. Mi madre me daría el mundo entero si fuese posible.

Se que mis hermanas y mi hermano se suman a mi homenaje porque el sentimiento que nos une es el mismo. Todos sus hijos saben de su valentía y esfuerzo que significó alimentar, educar y guiar a 11 hijos.

Esas buenas enseñanzas las estamos trasmitiendo a nuestros propios hijos y por ello va también mi mayor homenaje a mis hermanas, buenas madres como fue Mamá.






Gracias Mamá.
Hola, feliz de compartir nuevamente con ustedes.

Vuelvo a mis 23 años, -casi ayer jeje-, después de haberla remado por muchos años con muchas dificultades, me convencí que quizás el audífono no era tan feo, y decidí aceptarlo, fue magnífico todavía me acuerdo era un “Widex A12” no sé si todavía existen, lo conseguí por el Ministerio de Bienestar Social. No podría olvidar esos detalles si ahí fue donde conocí a mi esposo, él tenía una representación de Widex. Fue muy simpático cuando nos conocimos porque yo estaba en la recepción hablando del tema con su secretaria y él, de una oficina contigua me escuchaba, ya que hablaba fuerte y según él tan gracioso que no pudo contenerse diciéndose, tengo que conocer a esa personita, imaginen tenía 23 años y hablaba como de 5, y ¡wow! quedó flechado con la “sordita” jaja, (lo puse entre comillas porque no me gusta), suena lastimoso prefiero sorda y en esto coinciden mis amigos que opinan igual jaja.

No esperé mucho, a los dos meses me avisaron que había llegado. Cuando me lo pusieron fue mágico, escuchaba sin leer los labios, jamás lo olvido, vivía molestando a todos, habláme de atrás a ver si escucho, desde la otra habitación, de la calle…... Realmente no lo podía creer y me arrepentí por todos esos años perdidos sin usarlo. Salir a la calle era terrible, sentía que los autos me atropellarían si no cruzaba corriendo, hacía muchos papelones por temor. Aun con todas las ventajas que me daba, luchaba con los prejuicios que tenia a esa edad, me parecía horrible visualmente y no quería que nadie lo viera aunque era evidente el cambio para los que me conocían, muchas veces quise prescindir de él, como si me revelara a usarlo e intentaba dejarlo pero eran tantos los tropiezos que volvía y me lo ponía ¡uff! qué alivio y ahí creo empecé a amarlo (dicen que el amor a veces nace de la necesidad).

Con el audífono fue así no lo dudo. Cambió mi vida, fue la época que mas disfruté de los sonidos, y éstos mas la lectura labial que había desarrollado increíblemente, hacían que pareciera oyente y así me sentía, escuchaba la música, el teléfono, las voces graves las escuchaba perfectas ya que agudos nunca tuve. También con ayuda profesional empecé a hablar mejor, veía que ya no me miraban sorprendidos cuando hablaba. Era feliz y creo que se lo decía a todo el mundo.

Debo aclarar que no todas las personas obtienen el mismo resultado al escuchar mediante un audífono, algunas con menos discapacidad que la mía no consiguen los mismos resultados. Tuve la suerte de ser de esas (pocas) personas que logran magia con él, que felicidad!

Como ya saben, ese 10% que escuchaba más lo que me daba el audífono que era mucho para mí, se fueron esfumando y volví a tener serias dificultades. A los 34 años los médicos ya me hablaban de la posibilidad de un implante, pero no era fácil, es una operación muy cara y las posibilidades de conseguirlo eran escasas.

Casi sin darme cuenta, me volví solitaria, no me gustaban las reuniones, me aburría y solo disfrutaba de aquello que visualizaba. En una oportunidad mi esposo quería ir al teatro a ver a “Les Luthiers” y nunca hacía nada que no pudiera compartir conmigo, decidí acompañarlo, él merecía mi esfuerzo, pensaba que si me concentraba en las luces y lo visual no sería tan malo, fue un fiasco, el espectáculo de “Les Luthiers” no tiene nada de luces ni de visual, hay que escucharlos, según parece son muy buenos y graciosos. En la oscuridad de la butaca miraba como todos se descostillaban de risa y me sentí invadida por la amargura de no escuchar, y me puse a llorar en silencio, quería salir a tomar un café y ver la gente pasar, eso era maravilloso para mí y lo sigue siendo, pero no quería arruinar la velada a mi esposo, igual se puso triste cuando salimos y se dio cuenta, que precioso me acuerdo que me dijo, nunca más gordita no me hace falta el teatro para ser feliz, vamos a un café.

Con esa actitud, seguramente hacía que mi esposo y mi hijo se adaptaran a mis costumbres, privándose de otras que seguramente disfrutarían. Aunque no todas eran desventajas para ellos jaja, en casa a veces se vivían situaciones que para otros serian desopilantes, en un mismo ambiente mi hijo escuchaba música o tocaba la guitarra mientras Hugo trabajaba en la compu y yo veía tele sin sonido y ahí nadie molestaba a nadie. Hoy eso está cambiando después del implante.

Obviamente en mi interior tenía anhelos de otras cosas y ahí es cuando conozco a la comunidad sorda. Así como dije que mi mejor época en el mundo de los sonidos fue cuando tuve el audífono, la mejor de sorda la pasé cuando me integré con los sordos, volví a ser feliz, cuanto teníamos para compartir, era dichosa, pero de esto hablaré en otro post.

Cuando tuve la posibilidad del implante, lo que más me atraía era la posibilidad de escuchar la música, ya que siempre cantaba en señas y pensaba, que si la escuchaba, me sentiría completa, porque amo la música, cosa que no puedo compartir con mis amigos, a ellos no les interesa mucho porque nunca la escucharon y no tienen idea de lo maravillosa que es, quizás sea mejor, para que añorar lo que no se puede tener. También pensé que el implante sería bueno por mi familia, si lograba escuchar compartiríamos mas, los había abandonado un poco por ese mundo nuevo y bello que había encontrado.

Hoy implantada puedo volver a integrarme de alguna forma con oyentes. Y me gusta, pero ahí dentro mío sentía un desosiego que no podía descifrar y leyendo el blog de Olivia que es una amiga implantada, encontré respuesta a esos ecos interiores, ella le ha puesto toda su pila al implante y ha tenido grandes logros, ayuda y da fuerzas a aquellas personas que deciden implantarse. A Oli le sugirieron las señas antes del implante, y en un pasaje de una nota suya dice “ Y para qué? Para hablar con quien? No conozco sordos, tengo que borrar a todos mis amigos y conocidos y empezar de nuevo?. No lo deseaba……”. ¡Ohhh! he aquí la respuesta, eso me está pasando a mí; prácticamente todos mis amigos son sordos y los oyentes saben señas, no puedo dejar todo eso pero también me encantan los sonidos y quiero logros para tener una mejor comunicación con mi familia que es oyente y creo que se merecen que siga esforzándome.

Cuál es la solución?, ya tengo la respuesta “en el medio” ese es mi lugar. Quizás mi recuperación sea más lenta, quizás no sea el camino más fácil, es difícil equilibrar en dos fuerzas tan distintas pero de igual importancia para mí, esa es mi fórmula para ser feliz, “vivir en dos mundos” como alguna vez lo dije.

Con esta respuesta puedo seguir esforzándome para escuchar cada día un poquito más sin abandonar mi mundo de las señas. Así pienso y siento hoy, mañana Dios dirá. La vida nos lleva por caminos que a veces ni imaginamos. Lo importante es seguir el camino que te hace feliz, sin descuidar a otros. Yo soy feliz, abandoné mis prejuicios, hoy puedo mostrar orgullosa mi implante y ya no me duele decir “prendan la luz que no escucho”. Cuánto he conseguido, seguiré luchando por mí, por los que quiero, en especial mis amigos sordos que serán tema de mi próxima entrada.

Mil gracias por el aguante. Los quiero mucho son mis amigos también. Un abrazo y hasta siempre.

Nota: En el mundo de las señas identificamos rápidamente a las personas por un apodo. Si la persona que llega al grupo no tiene uno, éste es decidido por los sordos. Se busca para aplicarlo alguna particularidad de esa persona, alguna diferencia física visible, un comportamiento, algún gesto repetitivo o una actitud. A mí me pusieron “Sonrisas”, debe ser porque ellos me sacan tantas jaja.

Acerca de mi

Mi foto
Selva
Me gusta decir lo que mi corazón siente. Mi correo es: selvadelcarmen@hotmail.com
Ver todo mi perfil

Seguidores

Suscribite al blog

Mi lista de blogs

Con la tecnología de Blogger.

Contador